-

Qué es el evangelismo – Parte 5

Posted by admin on Apr 25, 2011 in definición, Evangelismo

Esta es la parte 5 de la serie Definición de evangelismo

 Agradezco algunos de los comentarios recibidos hasta el momento.

Cerraré la conversación sobre nuestra definición de evangelismo simplemente resaltando la última parte de la definición de evangelismo que yo uso.

 El compartir alegremente las buenas nuevas del amor soberano de Dios, llamando a las personas

  • al arrepentimiento,
  •  a una fe personal en Jesucristo como Salvador y Señor,
  •  a la membresía activa en la iglesia, y
  • al servicio obediente en el mundo. 

Una invitación en 4 partes

Hay una invitación en 4 partes descrita en esta definición: Llamando a las personas

  1. al arrepentimiento,
  2.  a una fe personal en Jesucristo como Salvador y Señor,
  3.  a la membresía activa en la iglesia, y
  4. al servicio obediente en el mundo.

La mayoría de modelos de evangelismo con los que estoy familiarizado se enfocan casi exclusivamente en la 1 y la 2.

Los evangelistas y misioneros se van a las calles con sus tratados, obras de compasión, equipos de drama, van puerta por puerta, a los parques, y luego registran las ‘’decisiones por Cristo’’ en sus papeles en algún lugar y le envían a quienes los apoyan la buena noticia.

A veces, un nombre o número telefónico se obtiene con la idea de dársela a un pastor local y esperando, que haya alguna integración a una iglesia local. No se si alguna vez alguien ha contado a aquellos que nunca se conectaron con una iglesia.

He estado aquí por suficiente tiempo y he hecho esto por suficiente tiempo para ver que esos métodos se enfocan tanto en la decisión, en vez de una propuesta de integrar a la persona al compañerismo de una iglesia y renovarla para servir al mundo.

He sido culpable de enfocarme en las decisiones sin la integración a la iglesia local en el pasado, y ahora prefiero hacer eventos evangelísticos basados en la iglesia o trabajar con una iglesia que está haciendo evangelismo.

Llamar al arrepentimiento y a la decisión de aceptar a Cristo es parte del proceso del evangelismo. Por ahí empieza el proceso de discipulado, y este empieza o continúa con conectarse a una iglesia local para servicio al mundo.

No olvidemos esto mientras hacemos nuestro evangelismo.

La membresía activa es el término teológico de nuestra forma de gobierno (PC USA), pero la idea es claramente la participación en la iglesia local.

 Déjame preguntarte esto:

¿Qué tan vital es para ti la conexión a una iglesia en tus prácticas de evangelismo?

 

 
-

Qué es el evangelismo – Parte 4

Posted by admin on Apr 25, 2011 in definición, Soberanía de Dios

Esta es la parte 4 de la serie Definición de evangelismo

Luego de regresar de Panamá, es momento de continuar desarrollando nuestra definición de Evangelismo.

La definición de Evangelismo que yo uso:

Lo que compartimos todo es sobre las buenas noticias del soberano amor de Dios. En los círculos cristianos en los que ando, la mayoría de nosotros estaría de acuerdo en que esto se refiere a la muerte y resurrección de Jesucristo como la solución para nuestra separación de Dios.

El compartir alegremente las buenas nuevas del amor soberano de Dios, llamando a las personas al arrepentimiento, a una fe personal en Jesucristo como Salvador y Señor, a la membresía activa en la iglesia, y al servicio obediente en el mundo. (Definición adoptada por la 202ava Asamblea General de la PCUSA, 1990).

Qué es Evangelismo – Parte 3 se enfocó en la actividad de compartir, mientras que el enfoque de hoy es el contenido de lo que estamos compartiendo: las buenas noticias sobre el soberano amor de Dios.

Pero las buenas noticias son más que información. Así que con frecuencia nos olvidamos de la soberanía de Dios.

  •  El soberano amor de Dios nos persigue antes de que le conozcamos.
  • La actividad soberana de Dios nos hace conscientes de nuestra necesidad de la salvación que Él provee.
  • El soberano amor de Dios nos provee la solución y nos permite recibir esa oferta.
  • El soberano amor de Dios nos continúa persiguiendo mientras andamos en el camino del discipulado.

 Soberano sobre el proceso también

Como el evangelismo es un proceso que ocurre a través del tiempo, es la soberanía de Dios que me conforta al ver que soy solamente una parte de la búsqueda de parte de Dios.

Cada conversación que tengo es parte del proceso de Dios en la vida de la persona con la que comparto. Quizás a mi me toque plantar la semilla, regar la que otra persona ya ha sembrado, o cosechar lo que otros han plantado, regado y trabajado.

Así sea con un desconocido en la calle, o un amigo de años, cualquier conversación provocada por el Espíritu Santo es una conversación en el proceso del obrar de Dios.

Algunas presentaciones intentan hacer estas 3 partes (plantar, regar, y cosechar) todo a la misma vez, y las metodologías guiadas por la culpa hacen al evangelista sentirse responsable por la falta de respuesta, error en el guión, o hasta la falta de una presentación completa.

Pero la soberanía de Dios nos libera de esa culpa.

Es la soberanía de Dios la que

  • trae a la gente a la fe
  • despierta su espíritu, y
  • nos ayuda a responder a esa oferta de gracia.

Nosotros somos simplemente una herramienta en la proclamación.

 Déjame preguntarte esto:

¿Qué rol ves sobre la soberanía de Dios en el evangelismo?


Tags:

 
-

Qué es el evangelismo – Parte 3

Esta es la parte 3 de la serie Definición de evangelismo

Quiero continuar, con eso de “El compartir alegremente las buenas nuevas del soberano amor de Dios.”

Para esta parte, nos enfocamos en la actividad: Compartir.

Cuando viajo y doy charlas, descubro muchas definiciones diferentes de compartir. Lo que viene a la mente primero es conversación. Para otros, lo que viene primero son las obras.

Conversación:

En casi toda ocasión, nuestra fe necesita ser  descrita al igual que defendida.

Compartimos el contenido de nuestra fe. Jesús murió por los pecados, pagú el precio por los pecados, etc.

Explicamos como estamos separados de Dios por el pecado y que Jesús fue la provisión de Dios para resolver eso.

Explicamos como Dios nos llama al arrepentimiento, a  la fe en Cristo, etc.

Todo esto es explicado en el curso de conversaciones, sermones, libros, eventos, etc.

Compartimos a través de una variedad de medios, palabras, imágenes, predicas, material impreso, etc. Hay contenido para comunicar. Muchos libros de evangelismo y tratados se enfocan en esto.

He escrito sobre los guiones que la gente usa y varios modelos de evangelismo. Estos se enfocan en el contenido.

Obras:

Para otras personas, lo que viene a la mente son acciones. Una cita famosa atribuida a San Francisco de Asís es “Predica el Evangelio, y si es necesario usa palabras.” (¿Se habrá equivocado Asís?)

Por ejemplo, durante una campaña de salud que nuestra iglesia hizo para sus vecinos, una persona no creyente comentó,

“No me gusta escuchar sermones, hoy vi uno.”

Nuestro servicio a la comunidad fue interpretado como habíamos querido – una demostración tangible del amor de Cristo que nosotros tenemos por nuestro vecindario.

Es un testimonio al mundo a través de las acciones.

Sin embargo la interpretación llegó porque reunimos a todos los voluntarios al principio y les explicamos la razón por la cual como iglesia estábamos haciendo esta campaña. Estamos sirviendo porque Dios nos amó primero y queremos demostrarle eso a la comunidad.

En nuestra reunión de comité la semana pasada, entramos en un debate sobre si el enviar equipos de la iglesia a la casa Hábitat, o el tomar nuestro turno en la semana para brindar vivienda en la noche  para el ministerio para personas sin hogar era evangelismo.

Yo entro en detalle en: ¿Es el servicio comunitario realmente evangelismo?

El evangelismo de servicio se enfoca en acciones. Muchas iglesias locales tienen programas de alcance a sus áreas locales, pero muchas veces, muchos ven que eso no incrementa significativamente la asistencia a la iglesia ni los miembros nuevos.

Mi punto de vista:

Cuando se trata de actividades basadas en la acción, quiero ser claro – no estoy convencido de que sea evangelismo en sí.

Las buenas obras demuestran nuestra fe.

Sin una explicación declarada de que nuestras acciones son impulsadas por el amor de Dios por aquellos a quienes estamos sirviendo, ¿en qué manera se diferencian nuestras buenas obras de lo que provee una agencia de servicios sociales, o que buenos ciudadanos juntamente proveen?

He escrito más sobre esto en el post anterior.

Las acciones pueden ser un buen sustento o punto de contacto para las conversaciones evangelísticas.

¿Cualquiera/Una o la otra?

No es una proposición de cualquiera / o una sola para mi. Ambas son maneras necesarias de compartir., Las obras son el amor demostrado, pero una explicación más a fondo del evangelio es necesaria.

El darle comida a los hambriento,  darle tutoría a los niños desfavorecidos, brindar atención medica gratuita son todas buenas obras. Demuestran el amor.

Pero más allá de la demostración viene la explicación. Es mi punto de vista que muchas iglesias que solo sirven no están creciendo porque no hay mucha explicación conversacional del evangelio para acompañar con el servicio.

Déjame preguntarte esto:

¿Cómo ves las obras en relación al evangelismo?

 

 

 

 

 

 

Tags: , , , ,

 
-

Qué es el evangelismo – Parte 2

Posted by admin on Apr 25, 2011 in definición, Evangelismo

Esta es la parte 1 de la serie Definición de evangelismo

Para la Parte II, quiero examinar la frase de apertura de la definición de evangelismo que yo uso.

“Compartir gozosamente:

¿Tienes una fe que vale la pena compartir?

Piensa en algo que te emociona – ¿acaso no te sientes impulsado a compartirlo con otros?

Las buenas noticias no pueden quedarse calladas. Como dijo una vez uno  de mis maestros, “Las buenas noticias viajan mas rápido.”

Soy un entusiasta del café Starbucks, y la gente que me conoce de cerca, sabe que lo uso como una segunda oficina. Siempre estoy gustoso de reunirme con la gente en el Starbucks y de consumir su producto en casa.

Si me ponen a hablar de café, muchas veces estaré hablando de Starbucks. Hasta tengo un delantal de Starbucks que compre de eBay para usar mientras hago la cena en casa.

Pero otro café del cual me gusta hablar es el de la finca de mi amigo en Nicaragua.

Esperanza Coffee cosecha y procesa su propio café y lo importa a Estados Unidos.

Yo compro su café para uso personal en la casa  y regalo bolsas de él a mis clientes de negocios. Yo promuevo su producto en donde voy – con mucho gozo. Puedes leer más sobre Esperanza y hacer los pedidos de tus propios cafés aquí.

Nosotros compartimos lo que nos emociona

Cuando se trata de nuestra fe, la fe no es un producto para ser vendido. No estoy vendiendo a Jesús, así que no dejes que tu mente tome mi analogía en esa parte.

Sin embargo, me emociona mi fe. He tenido altibajos, algunos pasajes lisos y aguas tormentosas. Pero a través de todo ello, he descubierto más y más sobre la fidelidad de Dios para nunca soltarme.

Dios

  • Me buscó
  • Me encontró
  • Me despertó
  • Está transformándome
  • Y está renovándome

 

Eso es toda la iniciativa y la gracia de Èl. Mientras más saboreo y me deleito en la gracia de Dios, veo que se va despertando en mi un gozo contagioso y un agradecimiento profundo que me impulsa a compartir. Quiero que las demás personas sepan sobre el amor soberano de Dios.

Tengo una fe que vale la pena compartir. Se trata de Dios en su búsqueda por mi y mi continuo descubrimiento de las profundidades de su amor por mí. No se trata de mi, sino todo sobre El.

En esta parte es que viene lo de gozosamente.

Estoy deseoso de compartir lo que  Dios ha hecho por mi en Cristo. No estoy impulsado a compartir por la culpa, sino dispuesto a compartir porque son tan buenas noticias.

No evangelizo porque tengo que hacerlo, sino porque quiero hacerlo. Esto se desborda de mi corazón.

Déjame preguntarte esto:

¿Te deleitas en que Dios te haya buscado? ¿Qué nace en ti desde tu interior mientras meditas en esta amorosa búsqueda de parte de Dios? ¿Cuando fue a ultima vez en que hablaste sobre tu fe gozosamente?

Para más en nuestra serie de  “¿Qué es evangelismo?”

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags: ,

 
-

Qué es el evangelismo – Parte 1

Posted by admin on Apr 25, 2011 in definición, Evangelismo

Esta es la parte 1 de la serie Definición de evangelismo

Evangelismo es…

Apuesto a que si tuviéramos 100 personas, tendríamos 100 definiciones del evangelismo. Recientemente escuché una de ellas decirme

“Evangelismo es encontrar a los Presbiterianos en mi vecindario.”

Bien intencionado quizás, pero ese es solo una búsqueda por el huevo del color correcto.

Evangelismo es más que decirle a la gente tu testimonio de fe.

Es más que proclamar una serie de proposiciones.

¿Pero cómo decimos que es más que proclamar y convencer?

¿Por qué estaba definiendo yo el evangelismo?

Esta semana, asistí a una reunión del comité de evangelismo (Leer más: ¿Estas abriendo un nuevo comité de evangelismo? ¿Que hace un comité de evangelismo?)

Los comités de evangelismo muchas veces tienen que definir el evangelismo.

El comité de evangelismo hace cambios cada ano con nuevos miembros y miembros activos rotándose cada cuantos años.

Por lo tanto, el comité eventualmente genera ideas OTRA VEZ para responder la pregunta:

“¿Qué es evangelismo?”

Es un proceso útil ya que aquellos que se ofrecen para servir en el comité vienen con su propia interpretación del evangelismo basado en su origen, historial teológico, entrenamiento, y perspectiva teológica.

Cómo buscamos una definición común del evangelismo

Hay muchas definiciones del evangelismo.

Buscando definiciones en la web y en mi biblioteca, encuentro algunas que son tan amplias como para cubrir cualquier cosa relacionada a la iglesia creciente, y algunas son tan angostas como en 3 puntos correctos en un bosquejo con guión para un desconocido, y algunas están en el medio.

Nuestro comité de evangelismo hizo un ejercicio con notas  adhesivas para generar ideas.

Una idea por nota, agrupando las notas en categorías relativas.

No tomó mucho tiempo antes de que entráramos a una muy saludable conversación sobre detallitos, significados, y  matices de interpretación.

Eventualmente acordamos usar una definición dela Asamblea Generaldela Iglesia Presbiterianade EEUU

La definición de Evangelismo que usamos:

El compartir alegremente las buenas nuevas del amor soberano de Dios, llamando a las personas al arrepentimiento, a una fe personal en Jesucristo como Salvador y Señor, a la membresía activa en la iglesia, y al servicio obediente en el mundo. (Definición adoptada por la 202ava Asamblea General de la PCUSA, 1990).

Acordamos en esta definición del evangelismo por muchas razones:

  • Somos Presbiterianos y es útil ser agradables a nuestra autoridad mayor (Asamblea General).
  • Es rica teológicamente.
  • Incluye la actividad de compartir, el contenido del amor soberano de Dios, y una llamada en cuatro partes al compromiso.
  • Va más allá de los tipos de “hacer-una-oración”, y ve el fruto del evangelismo como integración a la iglesia y el trabajo externo como discípulo.

A través de los siguientes posts, estaré compartiendo más sobre esta definición y lo que quiere decir. Mientras tanto,

Déjame preguntarte esto:

¿Como definirías el evangelismo?

Para más en nuestra serie de  “¿Qué es evangelismo?”

  • Qué es evangelismo Parte 1
  • Qué es evangelismo Parte 2
  • Qué es evangelismo Parte 3
  • Qué es evangelismo Parte 4
  • Qué es evangelismo Parte 5
  • Evangelismo-Más definiciones
  • Más definiciones de Evangelismo

 

 

 

 
-

Definición de Evangelismo- Un resumen

Posted by admin on Apr 25, 2011 in definición

He tratado de compilar en un artículo todos los links a la definición que hemos estado comentando en EvangelismCoach.org.

Hay muchas definiciones del evangelismo. Buscando definiciones en la web y en mi biblioteca, encuentro algunas que son tan amplias como para cubrir cualquier cosa relacionada a la iglesia creciente, y algunas son tan angostas como en los únicos 3 puntos correctos en un bosquejo con guión para un desconocido, y algunas están en el medio. Mi idea no es señalar cada una en esta lista.

Aquí esta la que yo uso:

El compartir alegremente las buenas nuevas del amor soberano de Dios, llamando a las personas al arrepentimiento, a una fe personal en Jesucristo como Salvador y Señor, a la membresía activa en la iglesia, y al servicio obediente en el mundo. (Definición adoptada por la 202ava Asamblea General de la PCUSA, 1990).

Leer más sobre la definición de evangelismo:

  • Definición de evangelismo Parte 1
  • Definición de evangelismo Parte 2
  • Definición de evangelismo Parte 3
  • Definición de evangelismo Parte 4
  • Definición de evangelismo Parte 5
  • Mas definiciones de evangelismo 1
  • Mas definiciones de evangelismo 2

Tags: , ,

 
-

Evangelismo brotando por nuestros poros

Posted by admin on Apr 18, 2011 in Evangelismo, motivación

¿Por qué deben los Cristianos hacer evangelismo? ¿Cuáles son sus motivaciones?

Cuando se les pregunta, la mayoría de Cristianos rápidamente responde: “Es la Gran Comisión, Jesús nos dice que lo hagamos.”

Y muchas veces, pastores y maestros bien intencionados martillan esto tan fuertemente que la gente se siente culpable por no hacer suficiente evangelismo, por no obedecer lo suficiente, por no guiar a suficientes personas al Señor.

Algunas presentaciones erróneas nos dejan con la responsabilidad por la separación eterna de alguien de Dios.

¡Qué tal culpabilidad! La culpa puede ser una poderosa motivación, pero esta motivación solo nos llevará tan lejos. Quizás una conversación y luego nos rendimos.

Otras veces, el liderazgo de la iglesia declara que tenemos que hacer evangelismo porque las iglesias necesitan nuevos miembros, nuevos Presbíteros que se han mudado al vecindario.

El evangelismo es un método de supervivencia de la iglesia, reclutamiento de membresía y provisión para el presupuesto. Hacer evangelismo es una manera para que la iglesia sobreviva, no de expandir el Reino de Dios.

¿Puede el evangelismo ser algo que no asuste? ¿Cómo puede uno hacer evangelismo gozosamente?

La pregunta fundamental de “¿Por qué evangelismo?” tiene que tener una respuesta que no esté arraigada en la culpa. Tiene que ser una respuesta que va más a allá de la supervivencia de la iglesia.

La culpabilidad arrastra a uno como una brida puede arrastrar a un caballo. La supervivencia nos arrastra pero solo por cierto tramo.

¿Qué enseñanzas fundamentales sobre el evangelismo nos podrían impulsar desde atrás, como el combustible espacial que dispara la nave espacial hacia el espacio?

¿En dónde es que el evangelismo puede ser una alegría, ordinario, y divertido?

¿Qué  conocimiento de la disciplina del evangelismo nos podría impulsar para que “de la abundancia del corazón, hable la boca?”

Déjame preguntarte esto:

¿Como puede el evangelismo brotar de nosotros y ser parte de nuestro andar ordinario? Compártenos tus pensamientos.

 
-

Manteniendo viva tu pasión por el evangelismo

Posted by admin on Apr 11, 2011 in Evangelismo, Evangelismo Personal

He decidido republicar algunos tips para mantener viva tu pasión por el evangelismo. Estos fueron publicados originalmente en 15 Maneras para mantener viva tu pasión por el evangelismo pero vale la pena repetirlos.

  1. Mantén tu relación con Dios fuerte.
  2. Lee la Escrituras, medita en ellas durante el día.                                                                       
  3. Disfruta al notar la actividad de Dios a tu alrededor.
  4. Cuéntale regularmente a los demás sobre el obrar de Dios en tu vida.
  5. Involúcrate en conversaciones evangelísticas  regularmente.
  6. Revísalas como parte de tu vida devocional.
  7. Lee libros sobre evangelismo.
  8. Lee y comenta en blogs de evangelismo.
  9. Participara en la actividad evangelista de tu iglesia local.
  10. Comparte historias de evangelismo con otros.
  11. Únete a un grupo de entrenamiento de evangelismo que se reúna regularmente a repasar las conversaciones.
  12. Adora profundamente.
  13. Ora regularmente.
  14. Reconoce alas personas a tu alrededor y ora por ellas.
  15. Practica el explicar el evangelio con claridad y simpleza.

 

 
-

Adapta tu estilo de evangelismo a tu personalidad

Posted by admin on Apr 4, 2011 in Evangelismo Personal, modelos de evangelismo, reseña de libro

Recientemente, una pregunta ha estado dando vueltas en mi cabeza sobre “como compartir tu fe sin ser odioso.”

Creo que muchos han tenido experiencias de ser avergonzados por evangelistas que tergiversan a Jesús, como un predicador de campus universitario que llamó rameras a las mujeres en USF el mes pasado. (Foto de TampaBays10.com News)

O han tenido experiencia personal en ser el evangelista odioso.

¿Cuál es tu estilo de evangelismo?

En el libro, Becoming a Contagious Christian, (Conviértase en un Cristiano Contagioso), Bill Hybels y Mark Mittleberg señalan que hay una variedad de diferentes estilos evangelísticos.

De Confrontación: Pedro, Hechos 2.

-Intelectual / Filosófico: Pablo, Hechos 17.

-Testimonial: El hombre ciego, Juan 9

-De Invitación: La mujer en el pozo, Juan 4

-Servicial: Dorcas (Tabita), Hechos 9:36ff

-Señales y prodigios: 1 Corintios 2:1-5

A esta lista yo le agregaría “Conversaciones oportunas,” basado en Felipe y el eunuco etíope. Algunas personas tienen el don de escuchar el llamado del Espíritu Santo e invitar a la gente a conversar.

Déjame preguntarte esto:

¿Qué estilo crees que concuerda con tu personalidad?

 
-

Compartiendo tu fe en el curso ordinario de la vida

Posted by admin on Mar 28, 2011 in Evangelismo Personal, relacional, relaciones, Testimonio Personal

Mientras estuve por Nicaragua, le pedí a mi buena amiga y hermana en Cristo, Susan Finck-Lockhart que escribiera un artículo para EvangelismoCoach. Susan y yo tenemos el privilegio de enseñar sobre el Evangelismo regularmente en varios talleres www.prmi.org a través del país. Conozco a Susan por más de 10 años y estoy agradecido de que nos haya dado este artículo.

Un cambio de paradigma

Luego de venir a la fe en Jesús durante mis años en la secundaria, absorbí el mensaje de que era mi responsabilidad “testificarle” a todos los que por casualidad estuvieran al lado mío — en el tren subterráneo, en la caja para pagar, o en la clase de Inglés.

Era mi responsabilidad determinar como testificarle al mayor número de gente posible.

Si no lo hacia, “ellos-podrían-estar-en-un-accidente-de-auto-y-morir-e-irse-al-infierno-y-sería-mi-culpa-porque-había-sido-muy-miedosa.”

Yo vivía con esa culpa residual después de cada conversación; cada encuentro con casi-desconocidos en la tienda o en el salón de belleza, en que no podía determinar como traer a Cristo a la conversación.

Recuerdo sentirme como un fracaso; como que no podía “hacer” evangelismo.

Algo cambió….

Algo cambió cuando hice mis prácticas de enseñanza a principio de los 80s en la Universidad de Texas en Austin.

Mi maestra supervisora, Helen (no es su nombre real), y yo en verdad congeniamos.

Ella era una mujer contra-cultura, amante de la tierra, de pensamiento abierto, cálida y encantadora, como 10 años mayor que yo. Era dueña de una casa con un hombre con quien no estaba casada. Ambas amábamos a los chicos a quienes enseñábamos, y nos encontrábamos intensamente inmersas en sus vidas.

Encontré que yo no quería “salvarla” ni “testificarle.” Me encontré intrigada por ella y queriendo ser su amiga.

No escondí mi participación con mi iglesia, pero ella no me hizo ninguna pregunta y yo no lo forzé. Almorzábamos juntas en el aula de clases. Ella me enseño sobre la enseñanza de la escritura; sobre como sacar palabras de las cabezas de los estudiantes de secundaria, como animarlos hacia la excelencia periodística y lingüística.

Ella me invitó a su casa a cenar. Hablamos sobre música, películas, y sobre los hombres. Me mostró su congeladora llena de mariguana, empaquetada ordenadamente en bolsitas. Yo estaba fascinada. Ella no podía creer que yo nunca hubiera visto mariguana empaquetada y congelada.

Presente en medio del dolor.

El teléfono timbró tarde una noche, y era Helen, sollozando. El hombre con el que vivía, su novio de nueve años, se había mudado. Vino con una camioneta U-Haul. Se llevó los muebles. Toda su ropa. Ella apenas podía hablar. Ella no había previsto esto.

“Helen — Quédate ahí. Voy para allá,” le dije.

Mientras iba hacia el Sur de Austin, me conmovió la situación de Helen. Me di cuenta de que ella no tenía ancla, base. Su novio había sido su mundo.

Me di cuenta de cuánto yo amaba a Jesús. Él era mi ancla, mi base, mi Señor, mi Mejor Amigo. Sin embargo, creo que Dios me dejó sentir lo que Helen estaría sintiendo. Mientras manejaba en la oscuridad, me di cuenta de lo mucho que quería que Helen conociera a Cristo.

Ella estaba en el jardín esperándome. Nos abrazamos, y ella temblaba en la oscuridad, sobrecogida por el dolor.

Por instinto yo supe que todo esto tenía que ver con Dios atrayendo a Helen hacia Jesús.

No recuerdo mucho de la conversación. Recuerdo el dolor que sentía por ella. Recuerdo ser conmovida por lo hondo de su desesperación. También recuerdo haberle dicho, “Helen, tengo que decirte algo. Necesito decirte que la gente siempre nos va a decepcionar. Siempre van a venir con sus Uhauls y se van a mudar; les va a dar cáncer y se van a morir; se van a cansar de nosotros y se van a alejar. Pero Helen, hay Una Persona que nunca nos va abandonar…”

Y luego le hablé sobre Cristo.

Ahí mismo en su jardín en frente de la casa que tenían juntos, con la mariguana en la congeladora.

Ella escuchó.

Tuve me primera probada de lo que es ser obediente a la iniciativa amorosa de Dios en la vida del aun-no-creyente. Amar a alguien como Jesús los puede amar.

Helen no “oró la oración” esa noche, ni durante el curso de nuestra amistad.

Pero confío en que Dios en su soberanía la traerá hacia Sí Mismo (Pueda que ya lo haya hecho.)

Han pasado 27 años desde esa noche.

Pero estoy agradecida con Helen — y eternamente agradecida con Jesús — por mostrarme como es participar con Èl en amar a la gente perdida y dejarle a Èl estar al mando de crear los momentos para hablar de fe.

Sobre Susan:

Susan actualmente sirve como madre a tiempo completo de cuatro adolescentes maravillosos, y pastora a medio tiempo de El Calvario Presbyterian Church en Waco, Texas. Adicionalmente, dirige retiros y conferencias para Presbyterian-Reformed Ministries, International (www.prmi.org), usualmente sobre Evangelismo y Cooperación con el Espíritu Santo. En su tiempo libre, le gusta correr, leer y  juntarse con sus amistades. Susan, su esposo Bill y los chicos participan activamente en Central Presbyterian Church, Waco.

Copyright © 2016 EvangelismoCoach All rights reserved. Theme by Laptop Geek.